lunes, 22 de abril de 2013

“Subir las edades a las pensiones no es una solución”: Ministro de Trabajo

“Subir las edades a las pensiones 

no es una

 solución”: Ministro de Trabajo

El ministro del Trabajo, Rafael Pardo, no ve como viable la teoría
del Nobel de Economía
 Christhoper Pissarides, de que los colombianos se jubilen a los
67 años. La reforma busca
 pensionar a 110.000 personas al año.
La reforma pensional que alista el Gobierno sigue dando de qué
 hablar, y más cuando se toca
 el tema de elevar o no las edades, teniendo en cuenta que el
 sueño de lograr una jubilación es
 inalcanzable para millones de colombianos.
Hoy, los hombres se pensionan a los 60 años y las mujeres
a los 55. Pero a partir del 2014 —
no por esta reforma— sino por los cambios aprobados en el
año 2005 en el régimen público o
 de prima media, esas edades subirán a 62 y 57 años,
respectivamente.
El ministro del Trabajo, Rafael Pardo, dice que el proyecto
 no contempla aumentar las edades
, y menos unificar las mismas, sino que tiene como meta
 que se pensionen 110.000 personas
 cada año. Hoy lo logran 70.000.

Durante el pasado Congreso de Asofondos 

esas entidades fueron muy 

críticas al afirmar que al proyecto le falta 

consenso. ¿Cuál es hoy el

 escenario para llevarlo al Congreso?

El escenario es claro. Necesitamos hacer un último
acercamiento en materia de concertación,
 buscando puntos de acuerdo con los sectores
involucrados en este campo. Queremos llevar
al Congreso una reforma lo más concertada posible.
 Esperamos lograr ese consenso muy pronto.

¿Por qué se asegura que la reforma 

al no aumentar la cobertura, 

no tendrá los alcances esperados?

Claro que la aumenta. Estimamos que la cobertura
 pasará del 31 % a un poco más del
40 % entre la población en edad de pensionarse.
Eso es muy importante porque tener
esa cobertura con un mercado laboral tan fraccionado
 no es fácil. Hoy 7,7 millones de
 trabajadores cotizan o ahorran activamente y en la
situación actual sólo 2.000.000 se
 van a pensionar, es decir, que el 90% se queda por el
camino. Sólo el 10 % logrará una
 jubilación.

¿Pero cómo corregir un sistema que es

 inequitativo e injusto?

Eso se logrará atacando un tema fundamental que es la
inequidad, ya que las personas
 con mayores ingresos reciben subsidios más altos
 bajo el régimen de prima media.
Hoy, por ejemplo, alguien que cotice sobre un salario
 mínimo durante toda su vida recibe
un subsidio del Estado por valor de $87,6 millones,
mientras otra que lo hace sobre diez
salarios obtiene un subsidio estatal por $428 millones
. Con la reforma todos los trabajadores
 formales recibirán el mismo subsidio,
 y cumplidos los requisitos, obtendrán
una pensión de
 acuerdo a su ahorro. Por eso esta reforma
 fundamentalmente ataca el tema de desigualdad
 pensional de una manera muy contundente.

¿Ya se definió qué pasará con los

 regímenes especiales que benefician

 con mesadas altas a unos pocos

 privilegiados?

El proyecto no tiene que ver con los regímenes
 especiales, por una sencilla razón: esos
regímenes mantenidos por la Ley 100 se acaban
 en el 2014. Es decir, que ahí finaliza la
 transición de esa ley y de todos los regímenes
diferentes a los que contempla la
Constitución Nacional.

¿Cómo recibió la sugerencia que

 le hizo a Colombia el premio Nobel 

de Economía, el profesor inglés, 

Christhoper Pissarides, de que

 hombres y mujeres se pensionen

 por igual a los 67 años?

Lo de que los hombres y las mujeres se pensionen
 a la misma edad es una idea que se
ha venido trabajando. Pero el hecho de que
 las mujeres se pensionen cinco años antes
que los hombres, es decir, a los 55 años,
 no significa que haya más mujeres jubiladas.
Es un tema que tenemos que mirar, aunque
no es parte de los propósitos que tenemos
con este proyecto de reforma. Lo cierto es
que las mayores dificultades de las mujeres
 para alcanzar una jubilación son evidentes.
La diferencia de edades no ha significado
una mayor posibilidad para ellas.

¿En otras palabras, el país no 

está preparado para que suban más

 las edades de jubilación?

El aumento de las edades es un tema muy
 recurrente y analizado por mucha gente y no
 es la solución. En Colombia la situación es
diferente debido a que la cobertura es tan baja
 en el sistema que si se aumentan las edades
menos gente se va a pensionar. Lo que el
Gobierno quiere es una reforma que permita que
 haya más personas jubiladas en el futuro.

¿Entonces, está descartado 

el tema de las edades en la próxima reforma?

El Gobierno ya ha dicho que ese tema no se va a tocar.

¿Pero podría pensarse hacia

 el futuro en igualar los tiempos de

 jubilación en hombres y mujeres?

Son temas de reflexión, pero no están
contemplados en la reforma.

¿Por qué los fondos privados 

afirman que las edades si 

aumentarán

 para sus afiliados, al poner a 

esas entidades a manejar una porción

 del régimen de prima media?

Ese es un tema que manejan los fondos
al pensionar las personas a cualquier edad, pero
 lo cierto es que muy pocas lo logran, porque
 el capital requerido para jubilarse con un
 salario mínimo es de $140 millones. Si alguien ahorra ese capital antes podrá hacerlo y
retirarse. Pero esa es una posibilidad para quienes tienen ingresos muy altos. Ellos dicen
 eso, pero no es el centro de la discusión, ya que las dificultades de pensionarse en un
fondo privado son hoy casi similares a las del régimen público o de prima media.

¿Cuántos colombianos, si se aprueban los cambios en el Congreso

, espera que logren una pensión, ya que el panorama no es muy claro?

Lo que espera el Gobierno con el nuevo sistema es que se pensionen 110.000 colombianos
 cada año. Hoy ese beneficio lo alcanzan sólo 70.000 entre las 305.000 que cumplen la edad
 de pensión anualmente. En otras palabras, quedan 240.000 personas sin cubrir. Por eso
 buscamos que 40.000 personas ingresen al sistema pensional, y las que finalmente no
 puedan lograrlo se les otorgue un ingreso, que no es una mesada, sino un beneficio
 económico periódico. Y si están en extrema pobreza podrán ser atendidas por el programa
 Colombia Mayor.

¿Pero cómo jubilar a esos miles de colombianos que están en 

la informalidad laboral al no tener otras oportunidades?

El Gobierno está buscando reducir los índices de informalidad laboral (14,3 millones de
 los ocupados no cotiza a pensiones). Durante la mesa de pobreza con el presidente
Santos se estableció que ha habido un aumento en los contratos laborales en comparación
con el trabajo por cuenta propia. Pero las cifras siguen siendo altas frente a los retos que
hay que enfrentar.
Por ejemplo, en los últimos decretos que expedimos esta semana se determinó que los
 trabajadores independientes queden cubiertos por el sistema de riesgos laborales y que
el personal de servicio doméstico (unas 900.000 personas) sea vinculado a las cajas de
compensación familiar.

¿Qué explica que mucha gente exige que no la saquen del Sisbén,

 cuando consigue un empleo, y prefiere seguir en la informalidad?

En muchos casos la informalidad es cultural, ya que los trabajadores no quieren que les
 hagan contratos para no perder los beneficios del Sisbén. De allí que muchos patronos
 acojan ese temor de sus trabajadores para no formalizarse. Sin embargo, la norma es
 clara: cuando una persona entra con un contrato de trabajo al régimen contributivo y llega
 a perder el empleo, queda automáticamente en el régimen
subsidiado. Es decir, que eso no pierde el Sisbén. La cultura de la formalización debe
 seguir siendo muy intensa para mejorar el mercado laboral y el régimen de pensiones.

¿Qué les responde a quienes dicen que el Gobierno tiene prisa en 

presentar los cambios pensionales y que al proyecto le faltan más 

estudios?

Tenemos la reforma lista. Contamos con los estudios y los cálculos financieros requeridos
. Por ello estamos buscando que tenga el más alto grado de consenso posible, aunque es
 obvio que no será absoluto o con todo el mundo. El actor fundamental no es Asofondos,
el gremio de las administradoras privadas de pensiones, pues muchos sectores también
tienen propuestas.

¿Hay suficiente ambiente político para un proyecto de este alcance 

en el Congreso, teniendo en cuenta que la reforma a la salud aún no

 se ha movido como se esperaba?

En el Congreso de la República hay un ambiente muy positivo, porque la gente que conoce
la reforma sabe que será amable con la gente, ya que ofrecerá muchas alternativas para
que más colombianos se pensionen. Eso por supuesto es un tema muy positivo para la sociedad.

¿Colpensiones manejará dineros de los fondos privados. aunque 

es una entidad muy cuestionada?

Hay unos recursos que evidentemente serán contabilizados bajo el régimen de prima media
. Esa es una contribución muy importante, aunque eso no le gusta a muchos porque no quieren
 que haya un administrador público de pensiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada