lunes, 25 de febrero de 2013

El atraco de las pensiones



El atraco de las pensiones

El Gobierno de Santos ha terminado por fin de mostrar su juego en lo que llama reforma pensional, pero que con más justeza podría denominarse el atraco a las pensiones de los colombianos.

Para decirlo en pocas palabras, piensa pasar a la brava a millones de trabajadores del régimen de prima media al régimen de ahorro individual que maneja para beneficio propio el capital financiero por medio de los fondos privados pensionales.

El resultado será devastador. Las pensiones se verán reducidas en proporciones inmensas. La clase obrera y la clase media serán condenadas a la mayor pobreza en su vejez. A eso lo llama este gobierno protección a la vejez.

Toda la maniobra está basada en algunos sofismassantistas. 

Que la plata de los colombianos se la están quedando unos privilegiados. Y esos privilegiados, según el gobierno, son todos aquellos colombianos que reciben o van a recibir una pensión mayor a un salario mínimo. Ni una palabra sobre como especulan y se enriquecen sin tasa ni medida los fondos privados con los recursos de millones de colombianos laboriosos.

Que el Estado se está quebrando de tanto pagar pensiones. Pero oculta que con la ley 100 se le dejó la plata a los fondos privados y la obligación de pagar un millón y medio de pensiones al sector público.  

Que no hay sostenibilidad pensional. Ocultando que la destrucción de la producción nacional con la apertura económica, los TLCs y las medidas económicas neoliberalesarrasa con la industria y la agricultura, destruyendo cientos de miles de puestos de trabajo y que sus reformas laborales están acabando con el empleo formal.
Que la reforma es para alcanzar la equidad. Afirmación mil veces repetida con un cinismo a toda prueba por un gobierno que se ha dedicado a aumentar los privilegios de una ínfima minoría de monopolios y multinacionales y que adelanta la reforma para aumentar las ganancias de los fondos privados a costillas de los trabajadores.

Que la reforma va a garantizar la vejez de los colombianos. Para ocultar que la mayoría de los colombianos no alcanza una pensión el Gobierno va a repartir auxilios de 55.000 a 75.000 pesos o unos llamados Beneficios que no llegan al salario mínimo. En lugar de pensiones, algunas limosnitas.

A los antedichos sofismas debemos agregarle las manipulaciones sobre cuando se presentará la reforma, que tienen el objetivo de lanzar mensajes confusos para poder tomar a mansalva a los trabajadores.

La verdad que subyace bajo toneladas de esos sofismas y manipulaciones propagados en una hostigante campaña publicitaria es, si vamos al fondo de las cosas, de una diáfana claridad. Así como a la crisis económica en Europa –causada por la política imperialista-la enfrentan para beneficio de los monopolios con terribles medidas de austeridad para los pueblos, en Colombia, ante la crisis, el Gobierno de Santos ha redoblado la política neoliberal -más reformas tributarias, pensionales, más impuestos- sacrificando a los sectores populares, las capas medias y los productores nacionales en el altar siniestro de las multinacionales y el capital financiero.

No les puede caber ninguna duda a los colombianos que se está cocinando ante sus ojos una embestida funesta. Como tampoco pueden vacilar ante la necesidad imperiosa de adelantar en claridad ideológica y capacidad organizativa para movilizarse decididamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada