lunes, 28 de mayo de 2012

Cesantias


Un seguro de desempleo poco seguro

Stefano Farné

Las disposiciones más importantes del proyecto son apenas esbozadas y necesitarán de mucha reglamentación y ajustes.
El sistema propuesto contempla un componente basado en cuentas de ahorro individuales y un fondo solidario que distribuye el riesgo de quedar desempleado entre toda la población ocupada. El primero lo financiaría el mismo trabajador con la mitad del valor anual de su auxilio de cesantía (en cuotas mensuales de 4,17 por ciento sobre sus ingresos), el segundo lo financiarían las empresas con hasta un punto de los cuatro que actualmente se destinan a las cajas de compensación familiar.
En caso de desempleo, el trabajador recibirá una prestación en dinero por un periodo máximo de seis meses, el primero de los cuales siempre será autofinanciado por su ahorro previo. Luego, si el trabajador ha acumulado lo suficiente en su cuenta individual -es decir, si su previo trabajo es relativamente estable- también los otros cinco meses serán a cargo suyo; en caso contrario, el fondo solidario intervendrá para cubrir el periodo faltante. Esta prestación solidaria no podrá exceder los dos salarios mínimos y podrá ser solicitada por el cesante solo cada cinco años y después de haberse registrado en el Servicio Público de Empleo.
Desafortunadamente, las disposiciones más importantes del proyecto son apenas esbozadas y necesitarán de mucha reglamentación y ajustes. Así, por ejemplo, se permite la afiliación de los trabajadores independientes, en cabeza de los cuales existe un riesgo moral muy alto: ¿cómo podrá garantizarse que ellos no se auto-declaren desempleados solo para reclamar la prestación solidaria? Se desconoce el monto que se pagará mensualmente a los cesantes, dado que las tasas de remplazo serán definidas por el Consejo Nacional de Desempleo (art. 14).
De pronto, el fondo solidario se hará cargo de los aportes a pensiones y salud, siempre que el Consejo Nacional de Desempleo lo considere oportuno (art. 22). El cesante se deberá inscribir en el Servicio Público de Empleo, pero lo único que se sabe de él es que funcionará como una red de servicios de gestión de empleo públicos y privados bajo la rectoría del Ministerio de Trabajo (art. 32). Increíble, pero cierto: el desempleado deberá hacer gestiones ante las oficinas del Administrador del Mecanismo de Protección al Cesante y en ningún lugar se especifica quién será, o cómo se elegirá, este administrador.
Por otro lado, poco sentido tiene que para tener "derecho a la prestación solidaria los trabajadores... hayan recibido capacitación y reentrenamiento" (art.16), es decir, que la capacitación debe anteceder la entrega del subsidio. Más bien debería ser al contrario: al mismo tiempo del subsidio debería también facilitarse el reentrenamiento de los trabajadores cesantes. Aun más grave es que el proyecto no concreta cómo se articularán las principales entidades operadoras del sistema: las cajas de compensación, los fondos de cesantías y el Servicio Público de Empleo. Tampoco plantea los cambios radicales que deberá sufrir el portafolio de servicios ofrecidos por las cajas de compensación que deberán redirigir el 25 por ciento de sus recursos.
En fin, son tantas y tan importantes las indefiniciones del proyecto que pocas certezas quedan acerca de cómo, y si acaso funcionará el seguro de desempleo propuesto.
STEFANO FARNÉ
Observatorio del Mercado Laboral, Universidad Externado de Colombia

fuente :
http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/otroscolumnistas/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-11888026.html


Rafael Pardo dice que 'cesantías se usarán para lo que son'

mayo 22 de 2012 - 2:01 am

Rafael Pardo R., mintrabajo.

Ministro de Trabajo explica el seguro de desempleo que propone el Gobierno.


Según el ministro de Trabajo, Rafael Pardo, los empleados colombianos retiraron el año pasado el 86 por ciento de las cesantías. De ese total, solo el 19 por ciento se destinó a vivienda y otro 8 por ciento, a educación.
 
El resto de los recursos se fueron a gastos distintos y en contravía de la razón de ser de este ingreso: ser un apoyo económico para cuando el trabajador quede cesante. El Ministro explica las bondades del proyecto de ley que crea un seguro de desempleo.
 
¿Cuál es el objetivo del seguro?
 
Aunque las cesantías se pueden retirar para financiar vivienda o educación, también deben ayudar a mantener un nivel de ingresos mínimos del cesante. El espíritu del seguro del desempleo es crear un mecanismo efectivo para la protección del ingreso de los colombianos cuando están desempleados.
 
¿Para qué es el Fondo?
 
Solo el 50 por ciento de las cesantías del trabajador serán redirigidas a una cuenta individual que funcionará con aportes mensuales hechos por el empleador; el otro 50 por ciento se mantendrán como hasta ahora; es decir, que serán consignadas anualmente y bajo las mismas condiciones establecidas para las cesantías. Con el 50 por ciento redirigido a las cuentas individuales, cuando la persona pierda el empleo comenzará a recibir mensualmente un porcentaje proporcional al salario que ha recibido durante los últimos 12 meses de aportes.
 
Este ingreso será decreciente en este periodo. Cada mes, la suma que recibirá será menor. Quienes no alcancen a cubrir estos seis meses van a recibir una prestación de un Fondo Solidario que se creará reestructurando lo que hoy manejan las cajas de compensación.
 
¿Cómo operará el Servicio Público de Empleo?
 
El mercado laboral es imperfecto y el Estado debe ejercer un mayor liderazgo en programas que faciliten el ajuste entre la demanda y oferta laboral. Este nuevo servicio será de carácter público e integrará a todos los actores que pueden apoyar la gestión de búsqueda de empleo.
 
¿En últimas, los colombianos no aprendieron a usar las cesantías y le tocó al Gobierno administrarlas?
 
Caer en desempleo es una tragedia. Se reducen los ahorros, hay efectos familiares y hasta emocionales. Es deber del Gobierno diseñar políticas para que los desempleados tengan una instrumento efectivo de protección para este desafortunado periodo de la vida laboral.
 
Políticas integrales
Respuestas a críticas que han surgido
 
¿Qué responde a quienes dicen que las políticas deben ir a crear empleo?
 
Que estoy de acuerdo. Por eso las políticas de gobierno son integrales y complementarias. Se han creado 1'524.000 empleos en año y medio, la desocupación está disminuyendo y seguimos con estrategias para generar más y mejor empleo. Pero también trabajamos para proteger a 22 millones de colombianos en capacidad de trabajar cuando tengan y cuando no tengan empleo.
 
¿La iniciativa afecta el acceso a comprar vivienda?
 
No afecta para nada compromisos adquiridos ni la compra de vivienda, porque esa alternativa se mantiene.
 
Los sindicatos cuestionan que el proyecto no se hubiera concertado, ¿qué les responde?
 
Claro que lo llevaremos a la Comisión de Concertación Laboral y claro que en el Congreso habrá el espacio de debate adecuado.
 
Decidimos unir este proyecto con uno de iniciativa del Partido de la U que el senador Mauricio Lizcano radicó hace más de un año en este mismo sentido. Lo hemos estudiado, hemos hablado con los parlamentarios ponentes, y hemos decidido impulsarlo.

CONSTANZA GÓMEZ G.
Redacción de Economía y Negocios

1 comentario:

  1. Que triste ver como se pretende crear fondos públicos que se conviertan en fondos de nadie para poder dar buena cuenta de ellos en los tan poco ocultos pero impunes, casos de corrupción como los que se presentaban en las arcas del seguro social.

    ResponderEliminar