jueves, 13 de marzo de 2014

Caso García Márquez desata escándalo pensional

NACIONAL 13 MAR 2014 - 6:22 AM

Caso García Márquez desata escándalo pensional

Noemí Sanín y Humberto de la Calle están entre los exministros, exembajadores, excónsules y exfuncionarios de distintos rangos que tienen demandado al Ministerio de Relaciones Exteriores y a Colpensiones.
Por: Nelson Fredy Padilla
モEs verdad. Tengo una demanda puesta y voy ganando el pleitoヤ: Noem■ San■n./ モAcuso a Colpensiones de obrar de manera arbitrariaヤ: Humberto de la Calle.
La muerte, el domingo pasado, de Gustavo Adolfo Garc■a M£rquez dej￳ ayer al descubierto un litigio de grandes proporciones luego de que El Espectador publicara la historia del hermano del Nobel que falleci￳ demandando una pensi￳n en su calidad de c￳nsul de Colombia en Barquisimeto, Venezuela. (Vea: Un Garc■a M£rquez muri￳ esperando pensi￳n)
Este diario consult￳ las versiones del Ministerio de Relaciones Exteriores y de Colpensiones, y recibi￳ explicaciones que justificar■an que no se le reconozca ese derecho por distintos factores legales, aunque la familia insiste en que sus derechos fueron violados porque se les ofreci￳ una indemnizaci￳n que nada tiene que ver con la liquidaci￳n de sus servicios en el exterior, hecha con base en tablas elaboradas por la oficina jur■dica de la Canciller■a y que equiparan a funcionarios nacionales con internacionales.
El Espectador confirm￳ que en el Tribunal Superior de Bogot£, el Administrativo de Cundinamarca y el Consejo de Estado cursan decenas de demandas similares en cabeza de exministros de Relaciones Exteriores como Noem■ San■n y Luis Fernando Jaramillo. La excanciller confirm￳ que hab■a preferido mantenerla en reserva: モEs verdad. Yo tengo una demanda puestaヤ. Ante el Tribunal Administrativo gan￳ en primera instancia, porque los aportes a pensiones que el gobierno le hizo mientras fue funcionaria por fuera del pa■s no equivalen a lo que ella ha devengado a nivel salarial. モS￳lo me reconocen la mitad de la pensi￳n a que tengo derecho compar£ndola con otras personas que han tenido sueldos y cargos similares, por eso voy ganando el pleitoヤ.
Colpensiones apel￳ el fallo y ser£ el Consejo de Estado el que decida en ltima instancia para sentar doctrina. モHay una serie de conflictos entre jurisprudencias que tienen que ser resueltos, porque hay muchas personas en la misma situaci￳n que yoヤ. Insisti￳ que lo nico que quiere es que su historia pensional sea justa y revisada en igualdad de condiciones que la de cualquier otro ciudadano, raz￳n por la cual ofreci￳ モayudar con mucho gusto y gratisヤ a los dem£s funcionarios que est£n en el mismo l■o, que calific￳ como モuna locuraヤ.
Una demanda similar hab■a interpuesto el excanciller Luis Fernando Jaramillo Correa, pero falleci￳ a finales de 2011 sin que, segn un allegado, モsus derechos hubieran sido restablecidosヤ. Otro que reclama la revisi￳n del impacto de su escala salarial sobre su ahorro pensional es el actual jefe de negociadores de los di£logos de paz con la guerrilla de las Farc en Cuba, Humberto de la Calle Lombana. Le dijo a este diario que lleva diez a￱os esperando a que el Estado repare la モarbitrariedadヤ. Fue embajador en Espa￱a a mediados de los a￱os 90 y luego ante la Organizaci￳n de Estados Americanos.
As■ se pronunci￳: モTengo pensi￳n de 3,8 millones. No privilegiada. No tengo pensi￳n como ex vice (vicepresidente de la Repblica). Lo que he buscado es que reliquiden con salario real como embajador, pagando yo las cuotas que me correspondan como cualquier ciudadano. El Tribunal de Bogot£ me dio la raz￳n, pero el ISS en un abuso del litigio llev￳ esto a la Corte Suprema, donde est£ hace a￱os. Dos veces he ofrecido conciliar. Advierto que si hay condena con retroactividad, ello obedece a omisi￳n arbitraria del Estado. Ni siquiera contestan mis derechos de petici￳n. En 2012 Colpensiones dict￳ resoluci￳n d£ndonos la raz￳n. Ped■ que en aras de igualdad me la aplicaran a futuro y dej£ramos que la Corte resolviera lo dem£s. No fue posible. Acuso a Colpensiones de obrar de manera arbitrariaヤ.
La lista de indignados es larga e incluye nombres como Alfonso L￳pez Caballero, hijo del presidente Alfonso L￳pez Michelsen y quien fue embajador de Colombia en Canad£ y en los ltimos a￱os ante el Reino Unido. Aparte de estos conocidos, el tema afecta a decenas de exfuncionarios de todo nivel que alguna vez trabajaron en embajadas, consulados o legaciones ante entidades multilaterales. Por ejemplo el exc￳nsul en Holanda y Alemania Luis Ignacio Andrade, que ya gan￳ las demandas incluso ante el Consejo de Estado y sigue atento a que le reconozcan su pensi￳n con base en lo que realmente ganaba como sueldo y no con base en las tablas de la Canciller■a, a las que todos condenan, entre varias causas, por no tener en cuenta el cambio real de las monedas en que recib■an sus mesadas. Casi en todos los casos hablan de la p←rdida de la mitad de sus derechos.
モAhora me toc￳ interponer tutela reclamando indemnizaci￳n moratoria para que revisen el c£lculo actuarial de los aportes a pensi￳n que no han querido reconocer ラexplica Andradeラ. Me quieren pagar los aportes de hace 14 a￱os y no he querido conciliar, porque lo hacen de una manera injusta, como el que le tira un hueso a un perroヤ. Lo m£s grave, segn ←l, es que hay quejas de la planta de personal del a￱o 2005 hacia atr£s y muchos no tienen recursos para defenderse en un proceso que dura a￱os.
Los fallos que han favorecido a estas personas hablan de モderechos imprescriptiblesヤ y exfuncionarios como Andrade tambi←n preparan denuncias para que la Fiscal■a, la Procuradur■a y la Defensor■a del Pueblo investiguen las responsabilidades de los funcionarios que モse inventaron este r←gimenヤ y con el que pudieron haber incurrido en varios delitos, incluido el de モdetrimento patrimonial del erarioヤ, ahora que el Estado entre a pagar condenas. モLa embarrada fue muy grande y tienen que responderヤ.
Cuando El Espectador llam￳ al Ministerio de Relaciones Exteriores en busca de explicaci￳n para el caso del hermano de Garc■a M£rquez, un funcionario dijo extraoficialmente que a todos los empleados bajo su responsabilidad les cumpli￳ con los aportes de ley y que el tema pensional es de Colpensiones.
Sin embargo, las reclamaciones coinciden en que la reglamentaci￳n interna de esa entidad mantuvo vigente ese tipo de liquidaciones hasta el a￱o 2005 y a trav←s de la resoluci￳n 0512 de 2006 actualiz￳ el tema para frenar los casos que tramita un Comit← de Conciliaci￳n que se cre￳ a trav←s de la Procuradur■a General de la Naci￳n. All■ los demandantes han sido invitados a aceptar indemnizaciones como la de $16 millones que le ofrecieron a Lilia Travecedo, la viuda de Gustavo Garc■a M£rquez, y que no quiso cobrar モporque no corresponde en justicia a lo que mi esposo trabaj￳ para dejar en alto el nombre del pa■sヤ. El esc£ndalo apenas comienza. Bien dijo Gabriel Garc■a M£rquez que la realidad supera la ficci￳n.
Viuda de hermano del Nobel no recibir■a pensi￳n
Lilia Travecedo, viuda de Gustavo Garc■a M£rquez, hermano de Gabriel Garc■a M£rquez, no podr■a recibir la pensi￳n que su esposo demand￳ del Estado los ltimos a￱os de su vida, porque no cumpl■a con los requisitos de ley. Una fuente de Colpensiones le dijo a El Espectador, de manera extraoficial porque por ahora la entidad no har£ pronunciamiento pblico, que la familia del ingeniero civil fallecido el 9 de marzo por alzh←imer se demor￳ demasiado en presentar la reclamaci￳n por discapacidad. ￉l dej￳ de ser diplom£tico en 2001 y apenas cuatro a￱os despu←s iniciaron el proceso. Como no cumpl■a con el t←rmino de モestructuraci￳nヤ, ni ten■a las semanas cotizadas requeridas ラs￳lo 342ラ, le asignaron indemnizaci￳n sustitutiva de $16 millones del Instituto de Seguros Sociales. La familia no se notific￳, segn un edicto pblico de ley. Como el dinero no fue reclamado, volvi￳ a las arcas del ISS, hoy Colpensiones, y ahora el expediente ser£ revisado, pero dentro de モun consecutivoヤ que cumplen todos los ciudadanos y que requiere m■nimo cuatro meses. モNo ser£ acelerado porque se trate de la familia del Nobel y seguramente ratificar£ lo que ya se hab■a decididoヤ. La viuda insiste en que no aceptar£ indemnizaci￳n, sino una pensi￳n justa. 
http://www.elespectador.com/noticias/nacional/caso-garcia-marquez-desata-escandalo-pensional-articulo-480525

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada