miércoles, 23 de noviembre de 2011

Arrancó la discusión sobre la reforma a las pensiones

desde el punto de vista de los sindicalistas, el Gobierno no necesita crear una nueva reforma pensional, sino que necesita formalizar el empleo y aumentar el número de contribuyentes a salud, pensión y riesgos profesionales.
(Foto: INTERNET - EL NUEVO DÍA)
Noviembre 7, 2011 - 00:36
Arrancó la discusión sobre la reforma a las pensiones
El Gobierno asegura que es necesaria, pero los sindicatos de trabajadores creen que el problema debe solucionarse por la formalización del empleo.

Con los últimos pronunciamientos del presidente Juan Manuel Santos y del ministro de salud, Mauricio Santamaría, sobre una próxima reforma pensional, las dudas sobre sus alcances y beneficios ya empiezan a generar discusiones. Aún no hay una propuesta concreta, pero ya los sectores interesados comenzaron a pronunciarse.

De acuerdo con Santos, la reforma es un hecho, pues es necesaria. Por su parte, Santamaría informó que el tema será llevado a una mesa de concertación en la que participarán los representantes de trabajadores, académicos, empresarios y otros interesados.


Para el Gobierno, es necesario actuar con responsabilidad para mejorar un sistema que actualmente cuenta con un millón 100 mil pensionados que reciben 25 billones de pesos cada año, equivalente a todo lo que se recauda por el Impuesto al Valor Agregado, IVA, en el mismo lapso.


El actual régimen pensional, según el Ministerio de Hacienda, tiene una cobertura muy pobre, pues sólo una de cuatro personas mayores de 60 años logra alcanzar una pensión. “Uno pensaría que para los distintos rangos de edades estas coberturas deberían ser cercanas al ciento por ciento y que todos los colombianos deberían cotizar a algún régimen, pero no lo están haciendo”, aseguró el viceministro técnico de Hacienda, Rodrigo Suescún.


Atendiendo a esta preocupación, el Consejo Privado de Competitividad de Colombia, CPC, propuso incrementar las edades de jubilación para hombres y mujeres, aumentar el monto de los aportes y el número de semanas cotizadas. Además, limitar las pensiones altas que existen en el país, incluso para aquellos que ya están pensionados.


En este último punto ­coincide el presidente de Asofondos, Santiago Montenegro, al advertir que la deuda pública pensional está aumentando, lo que produce que “el sistema público esté subsidiando a los ricos, cuando debería ser un pilar solidario con los pobres”.


Montenegro explicó que la mayoría de colombianos devenga menos de dos salarios mínimos, es decir que los subsidios deberían ser encaminados a las personas que no tienen capacidad de cotizar y que sería oportuno que se fomentara el ahorro entre los trabajadores informales.


Acuerdos y desacuerdos
Para el analista Carlos Amador, gerente financiero de Deloitte, “tal y como lo ha dicho el Gobierno nacional, sí se requiere de ajustes al actual sistema, sobre todo en la unificaciones finales de los dos regímenes (Prima Media, que recibe subsidios pagados por la Nación, y Ahorro Individual, administrado por fondos privados de pensiones, AFP), sin olvidar que están presentandose descompensa­ciones en los beneficios de derechos pensionales”.

Con respecto a la edad de jubilación, Amador dijo que sería conveniente igualar o incrementar las edades, pues ha aumentado la expectativa de vida de las personas, “de hecho hay una gran parte de la población colombiana que es mayor de 60 años y esto significa un ahorro que se logra a través de un período de aportes más largo, que además se vería reflejado en un aumento del número de semanas”.


Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación General del Trabajo, CGT, no está de acuerdo con estos planteamientos. Según el dirigente sindical, la salida a los problemas en el sistema pensional no es una nueva reforma, sino una estructuración a fondo de la política de empleo.


“El país no necesita y no es indispensable una nueva reforma pensional. El problema no es de edad ni del monto de las pensiones; lo que hay que hacer es formalizar el trabajo en Colombia. Hay que aumentar el número de contribuyentes a salud, a pensiones, a riesgos profesionales, el desmonte de las cooperativas de trabajo asociado y el sistema de contratistas. Estas sí serían formas de resolver el tema”, afirmó Gómez.


Por eso, la CGT propone que por cada barril de petróleo explotado sean destinados dos dólares a un fondo de solidaridad pensional, para aquellos que nunca han trabajado formalmente. Además, “que si los miembros de una pareja no pueden acceder a la pensión, se reconozca al menos un monto por la acumulación de las semanas cotizadas por los dos”.


Aunque Gómez dijo que la CGT no va a acompañar ningún proceso que signifique más reformas al sistema pensional, “sí revisaremos puntos como el aumento de las pensiones en el país, comenzando por las de los magistrados y congresistas, porque en nombre de castigar a los ricos no se puede perjudicar a los pobres”.


De hecho, lanzó una crítica a los fondos privados de pensiones. “Algunos fondos privados de pensiones están argumentando que el sistema no es sostenible, pero resulta que esos fondos hasta ahora van a tener que empezar a pagar pensiones; antes estaban en los gloriosos, porque solamente estaban captando”.

http://www.elnuevodia.com.co/nuevodia/actualidad/economica/119046-arranco-la-discusion-sobre-la-reforma-a-las-pensiones?quicktabs_3=0

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada