miércoles, 23 de noviembre de 2011

Lunes 21 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM Los expertos estiman que PIB crecerá menos del 5%

Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
La caída de los precios reduce automáticamente los impuestos y las regalías.
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)
Recientemente la Fundación brasileña Getúlio Vargas pintó un panorama bastante oscuro para América Latina y en especial para Colombia. En medio de la incertidumbre mundial, el informe mostró que el clima económico ha empeorado y que la Región ha entrado “en la fase de declive del ciclo económico”.

Así mismo, varias entidades redujeron sus pronósticos sobre la economía colombiana.


El Fondo Monetario Internacional, FMI, revisó a la baja en junio pasado su proyección para 2011 a 4,9% y mantuvo para 2012, una cifra de 4,5%. Así mismo, Fedesarrollo cambió de un “bastante positivo” 5,7% a 4,7% para el próximo año. Anif espera que el país tenga un crecimiento económico de 4,5%.


A pesar de vaticinios no tan alentadores, el país parece estar respirando un aire positivo y no se espera que el impacto de la tormenta externa vaya a ser tan fuerte en 2012.


Nadie descarta que los nubarrones internacionales vayan a afectar el país.


Ni el Gobierno, ni el sector privado, ni expertos tienen la menor duda de que va a haber un impacto. El mismo Banco de la República ha reiterado que el Producto Interno Bruto, PIB, de 2012 será ligeramente menor al de este año, entre un rango de 4% y 6%.


La incertidumbre reposa sobre el impacto que tendrán las medidas que adoptaron los países desarrollados y esta, por lo tanto, empaña la visión sobre cuál será la magnitud del golpe en el país.


Posturas
Hernando José Gómez, director de DNP: “Lo fundamental es evitar que se afecte el flujo del crédito y que por situaciones estacionales no vayamos a tener sobrerreacciones en materia de tasas de interés”.


Eduardo Sarmiento: Centro de Estudios Económicos de Escuela Colombiana de Ingeniería: “Al país lo hace vulnerable: la alta dependencia del crédito y la burbuja de la construcción; el déficit en la balanza de pagos y la alta dependencia de los productos básicos”.


Germán Arce: Viceministro De Hacienda: “El reto importante es la dinámica de los mercados internacionales, pero creo que Colombia tiene una dinámica propia que le permitiría crecer en la próxima década”.


La balanza
Los efectos de la tormenta externa en Colombia se concentrarán en su balanza comercial.


Si Asia, gran exportador a Europa y de Estados Unidos, se desacelera se reducirá la demanda de los productos básicos y, por ende, se caerán los precios.


Dicha demanda la satisfacen países como el nuestro, el cual tiene cerca del 80% de sus ventas externas concentradas en commodities.


Estas consecuencias se están sintiendo desde ahora. En efecto, el Dane reveló que las exportaciones locales hacia Corea, China y Japón se frenaron.


A las del país coreano cayeron 56,6% en septiembre, explicadas por el descenso del ciento por ciento de las ventas de combustibles.

Publicada por
BOGOTÁ, COLPRENSA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada