miércoles, 14 de marzo de 2012

Bienvenidos ministro y ministerios

02 de Noviembre de 2011 - 10:32 pm

Bienvenidos ministro y ministerios

Como un estratégico acierto del presidente Juan Manuel Santos ha sido considerada su decisión de designar al destacado economista y actual director del Partido Liberal, Rafael Pardo Rueda, al frente del Ministerio del Trabajo, el cual en los próximos días quedará oficialmente constituido.

Con la reapertura de ese Ministerio se intenta resarcir el que ha sido estimado como uno de los más grandes errores en la administración pública colombiana de los últimos años, como fue el haber fusionado las dos gigantescas carteras de Trabajo y Salud en una sola cartera de Protección Social, determinación que arrojó desastrosos efectos que hoy vivimos en ambos sectores básicos del bienestar social de los colombianos.

Al margen de que hubiera sido más significativo y justiciero para nuestra Región el que se hubiera designado a un ministro oriundo del Caribe colombiano, no se puede desconocer que Rafael Pardo posee una trayectoria de reconocida visión social a lo largo de su vida de servicios a nuestra Nación desde los importantes cargos que ha desempeñado. El ex Ministro de Defensa y excandidato presidencial llega en momentos en que se tratan temas clave en materia laboral para los colombianos, especialmente al darse aprobación a los diferentes TLC, los cuales requerirán de profundos ajustes en los espectros laboral, económico y social de los colombianos.

Coincidencialmente, Pardo se incorpora a la cartera del Trabajo con las positivas cifras de la disminución del desempleo en el país –que acaba de revelar el Dane– del 9,7%, la cual cumple los objetivos en materia laboral del Gobierno de reducir a un solo dígito este guarismo. Según este informe, en septiembre de 2011 hubo 2,19 millones de desempleados, unos 139.000 menos que en el mismo periodo de 2010, cuando marcó un 10,6 %, el nivel más bajo de este mes en los últimos 10 años.

De igual manera, arriba oportunamente con la especial misión de evitar que se produzca un conflictivo e irreconciliable choque de trenes entre empresarios y las centrales obreras alrededor de la definición del nuevo salario mínimo para el 2012.

La propuesta de Anif (Asociación Nacional de Instituciones Financieras) es aumentarlo en un 5%, lo cual produjo el airado rechazo de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), que exige que se reconozcan las cifras que revela el Dane en lo que tiene que ver con el IPC y el costo de la canasta familiar.

Igualmente, el próximo Ministro del nuevo Ministerio tiene que trabajar fuertemente en torno a incrementar la calidad de empleo, haciéndolo más digno y decente, gran preocupación existente en el mercado ocupacional.

La triste situación laboral de los colombianos se ha visto reflejada en los resultados de un reciente estudio adelantado por la Procuraduría General de la Nación, con el apoyo del Centro de Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad, el cual revela que el 63% de los colombianos (18,8 millones de personas ocupadas, según el Dane), es decir 6 de cada 10 personas, ganan menos del salario mínimo y no tienen empleo digno o decente, lo que nos ubica como el país más desigual de Suramérica y el 3º en Latinoamérica, según la Cepal.

Para empeorar este tétrico diagnostico, la investigación reveló la inestabilidad de dichos empleos puesto que a marzo del 2011, de cada cien trabajadores, 48 laboraban sin contrato en las ciudades y 63 en el campo. Y de los que tienen contrato, solo la mitad lo firmó a término indefinido, siendo en su mayoría de término fijo, es decir a máximo un año de duración. Como si esto fuera poco, apenas el 62 por ciento recibe cesantías y el 57 por ciento cuenta con la posibilidad de vacaciones remuneradas.

Todas estas circunstancias hacen justificable la reactivación del Ministerio del Trabajo, al frente del cual se ha designado al experimentado dirigente bogotano, entre cuyas titánicas tareas, además de reformar el Código Sustantivo del Trabajo, están las de regular de manera urgente el mercado laboral, seguir combatiendo el desempleo y el subempleo, combinar una mayor flexibilización de las condiciones laborales con mecanismos de protección, implementar lo de la no continuidad de las Cooperativas de Trabajo Asociado ante la aprobación del TLC, propiciar la igualdad salarial de hombres y mujeres, controlar la evasión de la afiliación a la seguridad social a los trabajadores por parte de algunos empresarios inescrupulosos, desaparecer el fenómeno de menores trabajando y diseñar nuevas estrategias de seguridad social.

Con esto se daría paso a lo que el ilustre colega capitalino Roberto Pombo acertadamente expresara en cuanto a que los colombianos para no llegar a la condición de indignados debemos ser primero llevados a la categoría de dignificados.

Si se da esa dignificación en los aspectos laborales a través de la reactivación de este esperanzador nuevo Ministerio, esta acertada decisión presidencial se verá directamente reflejada en los terrenos sociales y de calidad de vida de los habitantes de nuestro país.

http://www.elheraldo.co/editorial/bienvenidos-ministro-y-ministerios-44246

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada